Navigation close button

Por qué no obligarles a comer

  • By:
  • Posted in: Blog
  • 10 septiembre, 2018
por qué no obligar a los niños a comer

Imagina que aún te queda comida en el plato, pero que por algún motivo: no te gusta, estás lleno, te duele la tripa…, ya no quieres comer más; ¿cómo te sentirías si alguien te obligara a comértelo?, ¿qué pensaríais si intentara convencerte?

Lo más probable es que te sintieras mal e incómodo. Si además, aún mostrando tu rechazo siguiera insistiéndote, sería normal que acabaras enfadándote y pensando que esa persona es impertinente, maleducada y poco respetuosa.

Pues eso mismo es lo que siente un niño cada vez que alguien le dice «solo un bocado más», mientras gira la cabeza o cierra la boca.

Dado que es importante que las comidas se asocien a momentos de serenidad y disfrute, y no de sufrimiento, tensión y malestar, esta es una de las principales razones para no obligarles a comer, aunque no la única.

Si queremos evitar que sufran sobrepeso, obesidad o diabetes, es básico que respetes sus señales de hambre-saciedad. De no ser así estarás favoreciendo una ingesta energética por encima de sus necesidades.

Todos contamos con un sistema de regulación hormonal que nos impulsa a comer (hambre) o a dejar de hacerlo (saciedad).

En los niños este sistema funciona correctamente, pero si no les dejamos que se guíen por esas señales, estaremos favoreciendo su desajuste. En consecuencia, pueden comer con más frecuencia en respuesta a estímulos diferentes a los fisiológicos: emocionales, hedónicos, etc; y favorecer los desórdenes alimentarios.

Ten en cuenta que los niños a partir del año empiezan a disminuir sus necesidades de energía y en contra de lo que muchos creen, ellos son los únicos que saben a través de esas señales fisiológicas, cuánto tienen que comer.

Por otro lado, tenemos la mala costumbre de pensar, que desde un punto de vista conductual, los niños son muy diferentes a los adultos, cuando la realidad es totalmente diferente.

Respetar su autonomía y darles la libertad de elegir qué, cuándo y cuánto comer, con una oferta de alimentos saludables, es de vital importancia en esta etapa donde se desarrolla su personalidad.

Por lo tanto, ya tienes al menos 4 razones para dejar de obligarles a comer:

1 – Falta de disfrute durante las comidas (connotación negativa con la comida)

2 – Desajuste de las señales hormonales (desórdenes alimentarios)

3 – Ingesta energética por encima de sus necesidades (sobrepeso/obesidad)

4 – No respeto de su autonomía (influencia sobre su personalidad)

Cuando aplicamos BLW, al dejar al bebé que elija qué, cuándo y cuánto comer, estamos permitiéndole elegir lo que realmente necesita, sin desajustar sus señales de hambre-saciedad, dándole la libertad de parar cuando quiera, y regalándole una de las mejores herramientas para disfrutar de una sana relación con la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *